Las causas de la hipertensión arterial

Actualizado el 11/10/2017

Hoy veremos cuáles son las principales causas de la hipertensión arterial, una condición que a su vez es el principal factor de riesgo de los trastornos cardiovasculares. 

Muchos la conocen como el “asesino silencioso”, porque no suele presentar síntomas muy definidos, lo que la hace aún más peligrosa.

En verdad, una persona puede sufrir un ACV, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, una enfermedad renal o incluso su muerte prematura, sin nunca haber tenido conciencia que es hipertensa.

Por lo general la presión arterial aumenta a medida que se envejece, ya que los vasos sanguíneos van enrijeciéndose con la edad.

La obesidad puede elevar la presión arterial

La obesidad es una de las causas de la hipertensión

Pero también hay varias causas y factores de riesgo que pueden hacer que se eleve sobre sus niveles normales también en las personas jóvenes.

Las principales causas de la hipertensión arterial

La hipertensión puede ser divida en primaria y secundaria de acuerdo con su origen.

¿Qué es y qué causa la hipertensión primaria?

No obstante, es necesario que tengas algunos cuidados para medirte la presión de forma correcta. Te recomiendo que te fijes en mis tips aquí.

En un 90% de los casos, las causas de la hipertensión no pueden ser determinadas, por lo que se la denomina hipertensión primaria, esencial o idiopática.

Sin embargo, hay ciertas condicionantes que pueden aumentar la probabilidad de desarrollarla.

Entre dichos factores, se pueden destacar los siguientes:

– El sobrepeso

La mayoría de las personas con exceso de peso, en especial las que presentan obesidad en el abdomen, suelen tener su presión arterial demasiado elevada.

El perímetro abdominal no debe pasar de los 102 cm en los hombres y de 88 en las mujeres.

La reducción del peso corporal generalmente ayuda a reducir la presión.

– Antecedentes familiares (factores genéticos)

Cuando uno o ambos progenitores tienen presión arterial alta, el riesgo del niño desarrollar dicho trastorno es entre dos y tres veces más alto.

De hecho, han sido realizados estudios con gemelos que confirman que la hipertensión tiene un factor hereditario.

Se estima que haya varias mutaciones genéticas que, al ser combinadas con factores externos, desencadenen esta patología.

– El consumo excesivo de sal

En aproximadamente el 33% de los casos de hipertensión, los valores de la presión arterial aumentan cuando los pacientes ingieren sal de mesa en exceso.

Al eliminar la sal de la dieta, los valores descienden considerablemente.

Por lo general, las personas hipertensas se benefician de la reducción de su consumo.

Sin embargo, recientemente los investigadores han descubierto que la responsable por la hipertensión no es directamente la cantidad de sodio consumida, sino el equilibrio que debe mantenerse con otros minerales ingeridos.

– El estrés

Las catecolaminas (hormonas del estrés) tienen la característica de contraer los vasos sanguíneos. Esto aumenta la resistencia vascular, aumentando así la tensión arterial.

Ya hay estudios que sugieren que el estrés laboral podría ser uno de los responsables.

– El alcohol

Incluso cuando es consumido en cantidades reducidas, el alcohol aumenta la presión y hace que el corazón lata más rápidamente, bombeando más sangre hacia las arterias.

El alcoholismo crónico puede causar hipertensión arterial permanente.

Como puedes ver, una persona hipertensa precisa tener un cierto cuidado con lo que ingiere, en otras palabras, debe tener una alimentación sana.

¿Cuáles son las causas de la hipertensión secundaria?

En un 10% de los casos, la hipertensión puede ser ocasionada por otras patologías o incluso la ingestión de ciertos medicamentos.

Entre los fármacos que tienen ese efecto pueden mencionarse los anticonceptivos hormonales, los corticosteroides, los antiinflamatorios, las pastillas para adelgazar y algunos usados para la migraña y el resfriado.

Las principales enfermedades que pueden aumentar la presión arterial son las siguientes:

  • Enfermedades renales (la arteriosclerosis renal, por ejemplo);
  • Angiopatías;
  • Trastornos metabólicos;
  • Estrechamiento de la aorta;
  • Hipertiroidismo;
  • Tumores u otros trastornos de las glándulas suprarrenales (el síndrome de Cushing, por ejemplo);
  • Diabetes;
  • Hipercolesterolemia (colesterol malo elevado);
  • Apnea del sueño.

¿Hay otros tipos de tensión arterial alta?

Sí, y cada uno de los mismos puede tener sus propias causas: me refiero a la presión ocular, pulmonar y portal.

– ¿Qué es lo que ocasiona la tensión alta en los ojos?

La presión intraocular puede aumentar por efecto del estrés, por la ingestión de ciertos alimentos, ocasionada por otras enfermedades e incluso por causas psicosomáticas que aun no se conocen mucho.

Una forma particular de elevación de la presión intraocular es una enfermedad grave del ojo denominada glaucoma, que puede producir lesiones en el nervio óptico y conducir a la ceguera.

No obstante, en el caso del aumento de la presión por otros motivos, puede que no se produzca una disminución de la visión ni lesiones en el nervio óptico.

El aumento de la presión dentro de los ojos por lo general se debe a una obstrucción de los canales que drenan el fluido del globo ocular, pero se desconocen las causas reales que motivan dichas obstrucciones.

Para finalizar, las personas extremadamente miopes o diabéticas también tienden a aumentar su presión intraocular.

– La hipertensión pulmonar, ¿qué suele causarla?

Esta es la denominación que se le da a un conjunto de alteraciones que dificultan el paso de la sangre por las arterias y venas pulmonares.

Este proceso hace que la sangre no logre circular bien por los pulmones y se acumule, sobrecargando el corazón, que tiene que hacer cada vez más fuerza para impulsarla.

De esta manera, la persona se cansa demasiado y puede incluso desmayarse. En los casos más graves, puede haber necesidad de internación y de trasplante pulmonar.

Existen varios mecanismos celulares y moleculares que causan este trastorno, pero no siempre están presentes en todos los pacientes.

En los portadores de enfermedades autoinmunes el riesgo de desarrollarla es más grande.

Sin embargo, en ciertas personas no se logra identificar la causa exacta de la enfermedad, lo que caracteriza el diagnóstico de hipertensión arterial pulmonar idiopática.

La presión alta en los pulmones

Arterias y venas pulmonares (*)

(*) Fuente: wikipedia.org

– ¿Qué es la hipertensión portal y qué la produce?

Esta afección es producida por el aumento de la presión en la vena porta y su sistema, que lleva la sangre de los órganos abdominales al hígado.

Puede traer complicaciones tales como várices de esófago, hemorroides, aumento del bazo y ascitis.

Sus causas están relacionadas con el aumento de la resistencia en cualquier punto del sistema porta y se dividen en 3 categorías de acuerdo al lugar donde ocurran las obstrucciones:

  • Antes que la sangre llegue al hígado: causada por trombosis de la vena esplénica o de la vena porta.
  • Dentro del hígado: causada por cirrosis, esquistosomiasis, sarcoidosis, fibrosis hepática congénita o fibrosis alcohólica.
  • Después que la sangre pasa por el hígado: causada por insuficiencia cardíaca, pericarditis constrictiva o Síndrome de Budd-Chiari.

Bien, esto ha sido todo por el momento. Espero que te haya gustado esta entrada sobre las causas de la hipertensión arterial y que la información que te proporciono te sea de bastante utilidad.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjame tus preguntas o comentarios más abajo, los leeré y te responderé.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a eliminar la hipertensión.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

2 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *