Cómo controlar la tensión alta bajando de peso

Actualizado el 28/11/2017

Si tu peso está por lo menos un 10% por encima de lo ideal y, especialmente, si tu grasa está localizada en el abdomen, ponle bastante atención a estas informaciones, pues tu salud cardiovascular puede estar en riesgo.

En esta entrada, te explicaré cómo controlar la tensión alta bajando de peso y por qué es algo tan necesario.

La tensión permanente que la obesidad pone sobre el sistema cardiovascular hace que la presión de la sangre aumente demasiado, llegando a niveles muy peligrosos.

El exceso de peso y la presión alta están tan relacionados que se le ha dado un nombre específico: hipertensión por obesidad.
Cómo controlar la tensión alta

Eliminar el sobrepeso ayuda a controlar la presión alta

Las estadísticas muestran que el 75% de los casos de hipertensión en los EE.UU. se atribuyen a la obesidad.

Es una verdadera reacción en cadena: obesidad => hipertensión => enfermedades del corazón => muerte.

El riesgo que tienen las personas obesas de desarrollar hipertensión es de 5 a 6 veces más alto que alguien que esté en su peso ideal.

O sea, si tienes sobrepeso, aumentan considerablemente tus probabilidades de padecer hipertensión.
Del otro lado de la moneda, si logras reducir tu peso y volumen corporal, tu riesgo disminuirá de forma significativa.

Otro aspecto importante es que la reducción de apenas un 10% del peso mejora significativamente la acción de los medicamentos para la presión.

¿Por qué el sobrepeso aumenta la presión arterial?

El cuerpo de una persona obesa necesita más sangre para abastecerse de oxígeno y nutrir el tejido extra.

La consecuencia es bastante obvia
Al ser necesario circular más sangre en el mismo conducto de venas y arterias, la presión aumenta.

Además, según estudios,  las células de grasa producen sustancias químicas que aumentan la presión sobre el corazón y los vasos sanguíneos .

Por otra parte,  el aumento de insulina ocasionado por el aumento de peso, hace que el cuerpo retenga sodio y agua, aumentando aún más la presión .

Pero además, cuando el peso extra está localizado en la región abdominal, el riesgo de hipertensión aumenta muchísimo más.

De una manera muy general, debes controlar que la circunferencia de tu cintura no pase de las siguientes medidas:

  • Si eres mujer, el riesgo comienza a partir de los 89 cm.
  • Si eres hombre, no dejes que pase de los 102 cm.

Ve ahora cómo controlar la tensión alta adelgazando

Si consigues vencer la obesidad, tendrás medio camino andado para controlar tu presión arterial.

A continuación puedes ver algunos consejos prácticos para reducir tu peso de forma segura y a su vez bajar la presión.

1- Ejercicio regular

Una de las mejores maneras de controlar tu peso y fortalecer tu corazón es la caminata.

Caminar acelera el metabolismo y, a largo plazo, puede ser más efectivo que los ejercicios cardiovasculares.

Hay otras actividades que también son recomendadas, tales como nadar o andar en bicicleta.

Lo ideal es que  practiques una actividad física aeróbica de 30 a 60 minutos al día, 3 o 4 veces a la semana .

Pero no te olvides que, si tienes sobrepeso e hipertensión, es recomendable que consultes a tu médico antes de comenzar cualquier tipo de rutina de ejercicios físicos.

Atención: lo que no te recomiendo es que dejes para hacer todo tipo de actividad física sólo los fines de semana, porque esto puede ser riesgoso.

2- Reduce el consumo de sodio (sal)

El desequilibrio entre la cantidad de sodio y las demás sales minerales ingeridas, especialmente el potasio, el calcio y el magnesio, hace que la presión arterial aumente.

Nuestra alimentación occidental suele contener sodio en exceso, por eso es mejor que a partir de hoy tomes las siguientes medidas:

  • Lee las etiquetas de los alimentos y elige las versiones de comidas y bebidas con bajo contenido de sodio.
  • Reduce el consumo de alimentos procesados, porque por lo general contienen sal en exceso.
  • Al preparar tus comidas, prueba condimentarlos con especias, vinagre y limón, en lugar de sal.
  • Si se te hace indispensable la utilización de sal, usa sal marina en lugar de la común.

3- Come de forma más sana

Incluye en tu dieta diaria  frutas, verduras y cereales integrales .

Reemplaza la leche y los productos lácteos normales por los que contengan poca grasa.

Reemplaza las grasas saturadas en general por grasas saludables, tales como  el aceite de oliva virgen extra y los pescados de aguas frías  (salmón, atún, arenque, sardina, etc.).

No comas a menos de 3 horas de irte a dormir por la noche.

4- Aumenta el consumo de agua

Bebe al menos 8 vasos de agua al día (2 litros).

El agua es necesaria no sólo para hidratar todo nuestro cuerpo, sino también para ayudar en la eliminación de las toxinas del mismo.

Por otra parte, el consumo frecuente de agua ayuda a calmar la sensación de hambre.

5- Reduce el consumo de alcohol

La ingestión de alcohol en bajas cantidades (una copa de vino tinto al día, por ejemplo) ayuda a controlar la tensión arterial.

Sin embargo, su consumo excesivo hace que la presión aumente. Además, interfiere negativamente en la efectividad de los medicamentos.

Por otra parte, es necesario considerar que las bebidas alcohólicas aportan muchas calorías, lo que puede hacer que aumentes tu peso corporal.

Es importantísimo que tomes todas las medidas necesarias para mantener la obesidad lejos de tu vida si quieres reducir el riesgo de padecer hipertensión.

Bien, esto fue todo por hoy. Espero que te hayan gustado estas informaciones sobre cómo controlar la tensión alta bajando de peso.

Gracias por tu visita y, si lo deseas, déjame tus preguntas o comentarios más abajo, los leeré y te responderé.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a eliminar la hipertensión.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *