Cómo medir la presión arterial

Actualizado el 11/10/2017

En este artículo veremos en detalle cómo medir la presión arterial en casa, pero antes te daré algunos consejos que deberás tener en cuenta para hacerlo correctamente.

Antes de hacerte el control, debes saber que muchas cosas pueden hacer que tu presión suba por poco tiempo.

¿Qué debes hacer antes de medirte la presión?

En primer lugar, asegúrate que no necesitas orinar y que no acabas de comer un gran plato de comida.

Durante algunas horas antes de tomarte la presión, no consumas alimentos ni medicamentos que sepas que puedan elevarla.

Aprende cómo medir la presión arterial

Medidor de presión arterial de brazo

No midas tu presión arterial dentro de 30 minutos después de haber tomado alguna bebida con cafeína o de haber fumado.

También es importante que no practiques ejercicios físicos en ese mismo período.

Utiliza ropa holgada, tal como una camisa de manga corta, de modo que puedas subirte la manga cómodamente.

Es importante que sepas que las lecturas entre un brazo y el otro pueden tener una cierta diferencia, por lo tanto, usa siempre el mismo brazo.

Si es posible, usa el brazo que tu médico suele usar para medirte la presión.

Tómate un pequeño descanso de por lo menos 10 a 15 minutos antes y, si estás nervioso(a) o disgustado(a), es mejor que no te la tomes.

Además, las lecturas pueden variar a lo largo del día, siendo generalmente más altas en la mañana, luego de haberte levantado y cuando ya te hayas puesto en movimiento.

Por lo tanto, es conveniente que elijas siempre el mismo horario.

¿Cómo medir la presión arterial en casa?

Siéntate cómodamente en un lugar tranquilo, con los pies apoyados en el piso, relájate y no te muevas o converses mientras estés haciendo la lectura.

Pon tu brazo ligeramente doblado y apoyado en una mesa, de modo que su parte superior esté al nivel de tu corazón.

Si fuera necesario, usa una almohada para que quede a la altura correcta, pero recuerda que tu brazo debe estar relajado, no tenso.

Súbete la manga en la parte superior de tu brazo, pero ten cuidado para que no te limite el flujo de la sangre.

Las etapas para medirte la tensión

1- Localiza tu pulso

Busca tu pulso presionando ligeramente tus dedos índice y medio ligeramente en el centro interior de la curva del codo.

Allí podrás sentir el pulso de tu arteria braquial. Si no puedes encontrar tu pulso, pon la cabeza del estetoscopio (en un monitor manual) o el brazalete (en un monitor digital) en dicha zona.

2- Ponte el brazalete

Envuelve el brazalete del medidor alrededor de la parte superior de tu brazo apretándolo con suavidad, de modo que su borde inferior quede a unos 2,5 cm de tu codo.

Si es un medidor manual, pon la cabeza del estetoscopio debajo del brazalete, donde puedas sentir el pulso.

Utiliza el velcro para hacer que el manguito te quede cómodo, no demasiado apretado.

3- Infla y desinfla el brazalete

– Si estás usando un monitor manual

Sujeta el medidor de presión en tu mano izquierda y el manguito en la derecha (si estás tomándote la presión en tu brazo izquierdo).

Cierra la válvula de la perilla y llena de aire el brazalete, hasta que el dial indique alrededor de 30 mmHg por encima de tu presión sistólica habitual.

El brazalete inflado apretará la arteria braquial de la parte superior de tu brazo y detendrá momentáneamente el flujo de la sangre.

Abre la válvula de presión ligeramente en el sentido contrario a las agujas del reloj. Fíjate en el dial, que deberá mostrar la presión cayendo en cerca de 2 a 3 mmHg por segundo (a cada latido del corazón).

Escucha con atención la primera pulsación
Tan pronto como la oigas, observa la lectura en el medidor: esta lectura es tu presión sistólica, anótala.

Continúa desinflando lentamente el brazalete.

Ahora escucha con atención hasta que desaparezca el sonido
Cuando ya no puedas oír tu pulso, observa la lectura en el medidor: esta lectura es tu presión diastólica, anótala.

Ahora deja que el aire del brazalete salga por completo.

– Si usas un medidor digital

Sostén el medidor en tu mano derecha derecha (si estás tomándote la presión en tu brazo izquierdo).

Pulsa el botón de encendido. Todos los símbolos de la pantalla deben aparecer rápidamente, seguidos por un cero. Esto indica que el monitor está listo.

Si tu monitor digital es automático, sólo presiona el botón de inicio para inflar el brazalete.

Observa el monitor y espera hasta que escuches un sonido largo… Esto significa que la medición ha finalizado.

Las lecturas de la presión se mostrarán en la pantalla
La presión sistólica se muestra a la izquierda y la presión diastólica a la derecha. En algunos dispositivos, el número de arriba es la presión sistólica y el de abajo la diastólica.

La mayoría de los dispositivos también muestra la frecuencia cardíaca.

Deja que salga todo el aire del brazalete.

En algunos aparatos digitales los números quedan registrados, para que puedas compararlos con los de futuras mediciones.

Anota las lecturas de tu presión arterial

Sigue las instrucciones de tu médico acerca de cuándo y cuántas veces debes medirte la presión arterial.

Es importante que te tomes al menos dos lecturas cada vez que hagas la verificación.

Registra la fecha, la hora, la presión sistólica y diastólica, la frecuencia cardíaca y el brazo que usaste.

¿Qué es presión sistólica y diastólica?

  • La sistólica es la presión arterial cuando el corazón late y bombea la sangre a través de las arterias. Esta presión es más alta, por eso el número también será más alto.
  • La diastólica es la presión arterial entre los latidos, o sea, cuando el corazón no está bombeando. Por este motivo es más baja.

Entendiendo los números

  • La presión arterial normal es inferior a 120/80, más conocida en algunos países como 12×8. Eso significa que la presión sistólica es de 120 y la diastólica de 80 mmHg.
  • Si tu tensión arterial está entre 120/80 y 139/89 se la conoce como “prehipertensión” o “border line”, o sea, estás corriendo el riesgo de padecer hipertensión si no te cuidas.
  • Ahora bien, si tu presión es de 140/90 o más, en ese caso, ya padeces hipertensión y deberás hablar con tu médico para que te haga nuevos controles antes de iniciar un tratamiento.

Sin embargo, te aviso que algunos médicos usan una tabla de tensión arterial relacionada a los rangos de edad, un poco más compeja.

Consejos para controlar las lecturas de la presión sanguínea

No redondees tus medidas hacia arriba o hacia abajo. La falta de registros exactos de tu presión arterial puede afectar el tratamiento que recibes.

No te asustes si tienes una alta lectura inesperada. Mídete la presión arterial de nuevo en otro momento, pero si ves que sigue siendo alta después de por lo menos una hora, es mejor que consultes a tu médico.

No te midas la presión arterial muchas veces seguidas: pequeños cambios en las lecturas pueden dejarte preocupado(a) o estresado(a). En verdad esta situación sí puede elevar tu presión arterial a corto plazo.

Esto ha sido todo por hoy. Te agradezco mucho por tu visita y espero que te haya sido de utilidad esta información sobre cómo medir la presión arterial en casa.

Si lo deseas, déjame tus comentarios más abajo, los leeré.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a eliminar la hipertensión.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *