Las complicaciones de la hipertensión arterial (HTA)

Actualizado el 12/10/2017

La mayor parte de las personas sabe que la alta presión arterial puede causar daños al corazón y que incluso puede hacer que el mismo aumente de tamaño a lo largo de los años de trabajo en exceso.

Sin embargo, pocos conocen algunas complicaciones severas provenientes de la hipertensión arterial no controlada.

Como verás continuación, a la larga esta condición puede ocasionar serios daños a las arterias y tener consecuencias gravísimas para la salud.

3 complicaciones de la hipertensión arterial no tratada

A continuación, conocerás tres de las consecuencias más severas que pueden derivar de la alta presión no tratada.

Las complicaciones de la hipertensión arterial no tratada

La hipertensión arterial pulmonar

1- La hipertensión arterial pulmonar (HAP)

La HAP es una condición compleja que se caracteriza por la presión arterial elevada en la circulación pulmonar, especialmente en la arteria pulmonar.

La función de dicha arteria es transportar la sangre pobre en oxígeno del lado derecho del corazón a los pulmones, donde el dióxido de carbono es removido y reemplazado por oxígeno.

La sangre rica en oxígeno retorna al lado izquierdo del corazón por las venas pulmonares y luego se distribuye al resto del cuerpo.

En la HAP, la presión en el sistema vascular pulmonar es elevada debido a las anormalidades en los vasos que lo irrigan.

La presión normal es de 14 mmHg y, cuando pasa de 25 mmHg, se vuelve un motivo de gran preocupación.

El interior de las arterias se estrecha porque los músculos de sus paredes se contraem.

Por otra parte, las arterias pueden también volverse más gruesas debido al aumento de la masa muscular de las mismas.

Al engrosarse sus paredes, se estrecha el camino para circular la sangre, aumentando así la presión.

Las arterias de los pulmones pueden también formar un tejido cicatrizal, lo que puede estrecharlas aún más. 

Los coágulos sanguíneos pueden causar un bloqueo aún más grande y dificultar muchísimo el flujo de la sangre. 

Se trata de una enfermedad grave que afecta a personas de todas las edades y razas, aunque la mayor prevalencia se observa en las mujeres adultas.

Si no es tratada, después de un cierto tiempo, la HAP puede hacer que el lado derecho del corazón se vea obligado a trabajar más duro, dilatándose y debilitándose tanto que puede fallar por completo.

Cabe destacar que la insuficiencia cardíaca es la causa número uno de muerte para las personas que padecen esta enfermedad.

– ¿Qué síntomas tiene la hipertensión arterial pulmonar?

Los síntomas en las etapas tempranas de la hipertensión arterial pulmonar no son muy específicos. El más común es la disnea o acortamiento de la respiración.

Como la enfermedad afecta a los pulmones y daña el corazón, los pacientes se vuelven incapaces de ejecutar incluso las tareas más simples de su rutina diaria, tales como el baño y el cepillado de los dientes.

Otros síntomas pueden incluir desmayo (síncope), vértigo, piel azulada (cianosis), dolor torácico, tos (a veces con sangre), venas del cuello dilatadas, hígado aumentado, hinchazón (edema) en los tobillos o pies, abdomen dilatado y fatiga.

2- La arteriosclerosis

Esta condición, fruto del endurecimiento y estrechamiento de las arterias, aumenta con la edad y su riesgo puede aumentar aún más si se tiene algún familiar cercano que la padezca.

A medida que envejecemos, las paredes de las arterias se vuelven más gruesas y tienen su elasticidad reducida.

Siendo un proceso natural del envejecimiento del organismo humano, ocurre en mayor o menor grado en todas las personas, generalmente a partir de los 50 años, y no necesariamente es motivo de gran preocupación.

Sin embargo, la arteriosclerosis se convierte en un problema cuando comienza a llegar a las arterias de mediano y gran calibre (aorta, carótidas y coronarias, por ejemplo).

Cuando esto sucede, se compromete la irrigación de los tejidos, especialmente los del corazón y del cerebro, lo que eleva la presión arterial y ocasiona isquemia y fatiga.

Aunque es una condición normal en el proceso de envejecimiento, ciertos factores externos pueden contribuir al surgimiento precoz y acelerado de la enfermedad.

La hipertensión arterial sistémica (HAS), la diabetes, el tabaquismo y los altos niveles de colesterol malo (LDL) y triglicéridos, son algunos de los factores que contribuyen de forma significativa en este daño.

Pese a que son enfermedades y condiciones bastante distintas entre sí, todas pueden ocasionar alteraciones en la capa interna de las arterias (endotelio), provocando su espesamiento.

– ¿Cuáles son los síntomas de la arteriosclerosis?

En el caso específico de las arterias de las piernas, la arteriosclerosis suele manifestarse como un dolor en las piernas cuando se camina unos 100 o 200 metros.

Al iniciarse la actividad física, los vasos más pequeños asumen el riego de la sangre.

Sin embargo, rápidamente se necesita un aporte mayor de sangre y, como esto depende de vasos más importantes que se encuentran afectados por la enfermedad, dicho aporte no se genera y como consecuencia se produce el dolor.

Otra manifestación característica de la enfermedad sucede cuando algunos vasos quedan obstruidos por completo.
Y aquí cabe mencionar que, si dicha obstrucción ocurre de forma paulatina, por lo general se forman nuevos vasos que alimentan la zona afectada, pero de manera más precaria.

La circulación deficiente hace que la sensibilidad al calor o al frío, e incluso a la presión, se vea reducida. Además, deja los pies bastante vulnerables a las infecciones.

Pero si la oclusión ocurre de forma repentina, por el desplazamiento de una placa de ateroma, la circulación se ve interrumpida bruscamente, ocasionando un dolor muy fuerte en la pierna, que puede quedar fría y pálida en la zona afectada.

3- La enfermedad de las arterias coronarias (EAC)

Esta enfermedad sucede cuando las arterias coronarias, que irrigan el músculo cardíaco de sangre, se endurecen y se estrechan debido a la acumulación de placas.

Este proceso se denomina aterosclerosis (no lo confundas con la arteriosclerosis).

Las placas formadas son una mezcla de sustancias grasas que incluyen colesterol y otros lípidos.

El flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno al corazón pueden reducirse con la placa, o incluso pueden ser bloqueados por completo.

La enfermedad de las coronarias puede ocasionar infarto del miocardio.

Con el paso del tiempo, la enfermedad de las arterias coronarias puede debilitar el músculo cardíaco y provocar insuficiencia cardíaca, un problema serio en que el corazón no logra bombear sangre como debería.

La enfermedad de las coronarias también puede ocasionar arritmia, que es el ritmo cardíaco irregular.

– ¿Qué síntomas suele tener la enfermedad de las arterias coronarias?

El síntoma más común es la angina, que es el dolor o molestia en el pecho que ocurre cuando el músculo cardíaco no está obteniendo suficiente sangre.

Sin embargo, en algunas personas, el primer signo de la EAC es un ataque al corazón.

El médico puede estimar el riesgo de que el paciente desarrolle esta enfermedad controlando varios factores, tales como la presión arterial, el colesterol y la glucosa en la sangre, y el historial médico, entre otros.

Cómo mejorar estas complicaciones de la presión alta

Una dieta adecuada y un estilo de vida saludable pueden reducir los riesgos de desarrollar estas y otras enfermedades o afecciones de las arterias.

Para tratarlas, la primera recomendación es mantener la presión arterial bajo control

Bien, esto fue todo por hoy. Espero que te haya sido de bastante utilidad esta entrada sobre las complicaciones de la hipertensión y que sea un buen motivo para te tomes la presión con frecuencia.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjame tus comentarios más abajo, los leeré.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a eliminar la hipertensión.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *