Las consecuencias de la presión alta

Actualizado el 09/10/2017

Muchas personas se llevan un verdadero susto cuando el profesional de salud les informa que su presión arterial está por encima de lo normal, un fenómeno conocido como hipertensión o tensión alta.

Esto se debe a que es un trastorno que no suele no presentar síntomas visibles y claros. Es decir, la persona puede estar con su presión por encima de los niveles ideales y no saberlo, ya que puede no sentir absolutamente nada fuera de lo normal.

Por eso es necesario que te hagas un control de tu tensión arterial de forma regular, aunque pienses que tu salud está perfecta.

Además, es fundamental que sepas cuáles son las consecuencias de la presión alta para la salud y que tomes las medidas necesarias para controlarla.

Las consecuencias que causa la presión alta

La tensión alta tiene graves riesgos para la salud

¿Cuáles son las principales consecuencias de la presión alta?

Lo peor de todo es que los resultados de una presión alta no tratada sólo se ven después de pasados varios años, cuando ya puede ser demasiado tarde.

¿Sólo las crisis de hipertensión son peligrosas?
Cabe destacar que subidas de la presión que podríamos considerar “moderadas”, también pueden ser peligrosas. Esto es especialmente cierto cuando se las combina con ciertos factores de riesgo, tales como el hábito de fumar, la obesidad y los niveles altos del LDL (colesterol “malo”), entre otros.

Por eso es importante que conozcas algunos hechos sobre la hipertensión que podrán darte un buen motivo para mantener tu presión controlada:

1- El factor de riesgo de ACV más alto que puede ser controlado

Los picos hipertensivos suelen servir de factor disparador para que pequeños vasos sanguíneos se rompan, dejando de llevar suministros de oxígeno y nutrientes a un grupo de neuronas.

Los accidentes cerebrovasculares tienen consecuencias trágicas: por un lado poseen un alto índice de mortalidad, pero además son capaces de dejar varias secuelas motoras y cognitivas.

2- Alto riesgo de infarto del miocardio

La tensión alta compromete la circulación en las arterias coronarias (que irrigan el corazón), lo que impide que dicho órgano reciba la oxigenación suficiente para su correcto funcionamiento.

Esta situación puede dar lugar a un infarto del miocardio (ataque al corazón)

3- Riesgo aumentado de insuficiencia cardíaca

Con el tiempo, el corazón puede verse obligado a trabajar más y a agrandarse, poniendo en peligro tu vida.

Esta condición hace que dicho órgano no tenga fuerzas suficientes para bombear toda la sangre, ocasionando lo que se donomina insuficiencia cardíaca.

El síntoma más frecuente es la falta de aire, pues el aumento del corazón reduce el espacio para que los pulmones se dilaten lo suficiente para permitir una respiración normal.

4- Aumento del riesgo de insuficiencia renal

La presión elevada puede hacer que los vasos sanguíneos de los riñones se vuelvan más gruesos y rígidos.

Con esto ocurre una reducción de la irrigación sanguínea en la zona, lo que vuelve la función renal ineficiente.

Es decir, dichos órganos se vuelven incapaces de quitar los productos nocivos del cuerpo, colocando la vida en peligro.

Cuanto más alta sea tu presión arterial, más alto será el riesgo de padecer dichas enfermedades.

La presión alta puede ser fruto de la acumulación de grasa en las arterias, con la consecuente reducción de su diámetro interno.

Esto disminuye el flujo sanguíneo y los nutrientes que la sangre puede transportar a todo el cuerpo, perjudicándolo de una manera integral.

Pero además, hay otras complicaciones que pueden ser ocasionadas por la hipertensión si no se la trata a tiempo. Entre las mismas se pueden mencionar daños a las arterias y a los pulmones, como puedes verlo aquí.

Cómo controlar la hipertensión

No obstante, no debes desesperarte si te han diagnosticado presión alta, pues ésta es una de las condiciones de salud más controlables si sabes cómo hacerlo.

Como una medida de emergencia, los medicamentos para disminuir la presión arterial podrán serte útiles, pero debes saber que tienen riesgosos efectos secundarios.

Entre los mismos se pueden destacar: niveles bajos de potasio (que pueden producir calambres musculares), insomnio e incluso depresión, pero puede haber muchos otros.

A propósito, te recomiendo que te fijes en el prospecto de los fármacos. Te aseguro que te sorprenderás con la cantidad de posibles efectos secundarios que tienen.

Por otra parte, dichos medicamentos sólo surten efecto mientras están en el sistema circulatorio.

Por ese motivo la mayor parte de las personas que los usa debe tomarlos durante toda su vida.

¿Se puede bajar la presión arterial sin fármacos?

Afortunadamente, hay otras maneras más saludables de controlar la presión sanguínea.

Por supuesto que hay algunos remedios naturales que pueden ayudarte, pero te aseguro que una dieta equilibrada y el ejercicio físico moderado pueden ser tus principales aliados.

Algunas de las últimas investigaciones científicas indican que el consumo de menos carne roja y sus derivados, así como de productos lácteos altos en grasa saturada, puede hacer una gran diferencia

Por otra parte, la ingesta de más verduras y de otros alimentos vegetales también puede ayudarte a combatir la hipertensión.

En este otro artículo puedes conocer varios alimentos que te serán de ayuda para bajar la presión arterial.

Bien, por hoy ha sido todo. Espero que este artículo sobre las principales consecuencias de la presión alta te haya sido de utilidad.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjame tus comentarios más abajo, los leeré y te responderé.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a eliminar la hipertensión.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *