Un excelente remedio casero para la presión alta

Actualizado el 25/11/2017

El tomate (y su salsa) puede ser usado como un remedio casero para la presión alta y ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. 

Un estudio científico realizado en Israel confirmó lo que los italianos han disfrutado durante siglos.

Dicho estudio fue realizado por la Dra. Esther Paran, jefe de la división de hipertensión del Centro Médico Soroka, con pacientes que no estaban respondiendo bien a los medicamentos.

La Dra. Paran suministró suplementos de extracto de tomate a algunos de sus pacientes, que  tuvieron una significativa disminución de la presión arterial luego de sólo cuatro semanas de tratamiento : 10 puntos en la sistólica y 4 puntos en la diastólica.

Remedio casero para la presión alta

El tomate ayuda a bajar la presión alta

¿Por qué el tomate es un buen remedio casero para la presión alta?

Entre los principales nutrientes del tomate se encuentra un potente antioxidante llamado licopeno, la sustancia responsable por su color rojo.

El licopeno ayuda a proteger las células de la terrible acción dañina de los radicales libres y puede ser utilizado en el tratamiento y prevención de la hipertensión. 

Pero por otra parte, esta fruta (sí, es una fruta) también contiene otras vitaminas y minerales antioxidantes que lo convierten en un superalimento en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

De hecho, uno de los importantes beneficios del tomate es que ayuda a prevenir la oxidación del llamado “colesterol malo” (LDL).

De esta forma, se evita que se pegue a las arterias reduciendo el pasaje de la sangre, lo que a la larga podría ocasionar el aumento en la presión arterial.

¿Qué cantidad de tomate se recomienda comer para combatir la hipertensión?

La cantidad recomendada para este objetivo son cuatro unidades enteras de tomate al día.

Si te parece mucho esta cantidad, a continuación te proporciono algunos tips que te ayudarán a alcanzar este objetivo y obtener sus beneficios sin esfuerzo:

1 – Prepara una deliciosa salsa roja

El aceite de oliva aumenta la calidad de la curación del tomate, por lo tanto, utilízalo para saltear el ajo y la cebolla, agregándole luego los tomates y la pasta de tomate.

Cabe destacar que la pasta concentrada de tomate puede contener hasta 10 veces mas nutrientes que la propia fruta.

Por otra parte, se ha descubierto que el calor aumenta mucho las propiedades que tiene el tomate crudo y amplifica la disponibilidad del licopeno de la fruta.

2 – Come una ensalada fresca

Acompaña tus comidas con una ensalada fresca, poniendo un tomate entero picado en su parte superior.

Fíjate que sólo con esto ya recibirás una cuarta parte de la ingesta diaria recomendada.

Pero además, te recomiendo que le agregues una porción generosa de aceite de oliva virgen extra. De esta manera, tu organismo aumentará muchísimo su capacidad de absorver el licopeno.

3 – Toma jugo de tomate casero

Los jugos envasados pueden tener altos contenidos de azúcar y conservantes con base de sodio, por lo tanto es preferible que prepares tu propio jugo fresco.

Si tienes un extractor, puedes utilizar tu imaginación y preparar increíbles jugos naturales.

A propósito, es recomendable que le añadas a los tomates otros ingredientes, tales como zanahorias, apio y algunos condimentos con poco sodio.

Así, aumentarás aún más los beneficios del jugo de tomate.

4 – Usa un suplemento de tomate

Si no te gusta esta fruta o, por algún motivo, no puedes consumirla,  un suplemento de 200 mg puede proporcionarte los nutrientes equivalentes a los cuatro tomates diarios recomendados .

Puedes conseguir un buen suplemento de tomate en las tiendas de productos naturales.

¿Para qué es bueno el tomate?

Las propiedades del tomate y su enorme valor nutricional lo han transformado en  una fruta capaz de ayudar a tratar y prevenir varias enfermedades , aparte de beneficiar varios procesos de nuestro organismo.

Entre sus más conocidos beneficios pueden mencionarse:

  • Facilita el trabajo de los riñones y previene infecciones del tracto urinario
  • Previene infarto y otros trastornos cardiovasculares
  • Estimula y refuerza el sistema inmunitario
  • Previene y colabora en el tratamiento del cáncer de próstata y de mama
  • Previene varios tipos de cáncer del aparato digestivo (boca, esófago, colon, recto)
  • Alcaliniza la sangre
  • Actúa como un antiinflamatorio natural
  • Ayuda a controlar el colesterol
  • Reduce las crisis de migraña
  • Beneficia la salud del páncreas y ayuda a controlar la diabetes
  • Mejora la salud de la piel y del cabello
  • Fortalece los huesos.

¿Hay otros alimentos que ayudan a reducir la presión arterial?

Por supuesto que sí. A propósito, si aun no los has leído, te recomiendo que veas estos dos artículos:

  1. Los alimentos buenos para la hipertensión.
  2. Las comidas para quienes son hipertensos.

Bien, esto fue todo por hoy. Espero que estas informaciones acerca de por qué el tomate es un buen remedio casero para la presión alta te hayan sido de bastante utilidad.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjame tus preguntas o comentarios más abajo, los leeré y te responderé.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a eliminar la hipertensión.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *