Los síntomas de la presión alta

Actualizado el 13/10/2017

Al contrario de lo que mucha gente cree, no existen síntomas de la presión alta bien definidos. En verdad, la mayor parte de las veces no hay signos que puedan indicar su presencia.

Por supuesto que hay excepciones, durante las llamadas crisis hipertensivas, como veremos más adelante.

Pero por lo general  la hipertensión arterial suele ser una condición asintomática  y una persona puede estar padeciéndola durante años sin ni siquiera sospecharlo.

La sabiduría popular dice que el dolor de cabeza, el sangrado nasal, el insomnio y el rubor facial, entre otros, son signos de hipertensión.

Sin embargo, esto no es una regla y suele no ser algo cierto.

Los síntomas de la presión alta

¿El dolor de cabeza puede indicar hipertensión?

Es más, muchas personas piensan que tienen hipertensión porque sienten algunos síntomas, sin embargo, suele ser exactamente al revés.

Es decir, ciertos supuestos signos de la tensión arterial alta pueden hacerla aumentar. Por lo tanto, en esos casos no serían “síntomas” de la misma, sino sus causas.

Veremos algunos ejemplos en el próximo apartado.

En verdad el único modo seguro de saber si alguien es hipertenso, es midiendo su presión arterial regularmente y de la manera correcta.

Los falsos síntomas de la presión alta

Ve a continuación algunos supuestos síntomas que son atribuídos erróneamente a la hipertensión según la American Hearth Association:

– El dolor de cabeza

La hipertensión no causa dolor de cabeza, excepto cuando hay una crisis hipertensiva.

Esta condición se da en un caso extremo, cuando la presión sistólica (la de arriba) es superior a 180 mmHg y la diastólica (la de abajo) supera los 110 mmHg.

Hay pacientes que van al médico pensando que tienen su presión alta porque sufren de dolor de cabeza y al final descubren que es todo lo contrario.

El dolor de cabeza puede hacer que la presión arterial aumente y, al aliviarlo tomando un analgésico, por ejemplo, la misma suele volver a sus niveles normales.

Incluso algunos estudios sugieren que las personas con hipertensión sufren menos dolores de cabeza que las que tienen su presión arterial normal. Sin embargo, esto aun no tiene una confirmación definitiva.

– El rubor facial

El rubor ocurre por la dilatación de los vasos sanguíneos de la cara.

Si bien la cara de una persona hipertensa pueda enrojecer, el rubor generalmente es causado como respuesta a ciertos factores, en su mayoría externos.

Entre los mismos se pueden mencionar:

  • el clima frío,
  • la exposición al sol o al calor,
  • el viento,
  • los alimentos picantes,
  • las bebidas calientes,
  • el alcohol,
  • la práctica de ejercicios físicos
  • el estrés emocional.

Sin embargo, no suele ser causado por la hipertensión, como un síntoma directo de la misma.

– Las sensaciones de mareo o vértigo

Estas sensaciones no son síntomas directos de la hipertensión. Al contrario, cuando las tenemos, así como cuando estamos estresados, la presión arterial suele subir temporalmente.

La excepción puede ser la crisis hipertensiva, como veremos más abajo.

Sin embargo, en ciertos casos pueden ser efectos secundarios de medicamentos utilizados para bajar la presión.

Si usas algún fármaco con esta finalidad, te recomiendo que te fijes en el prospecto, donde están los posibles efectos colaterales o secundarios.

Por otra parte, hay que tener mucho cuidado, porque los mareos repentinos, la sensación de inestabilidad, la pérdida de coordinación y equilibrio, así como las dificultades para caminar, suelen ser síntomas de un ACV, una condición muy severa que muchas veces puede ser ocasionada por la hipertensión arterial no controlada.

– La hemorragia nasal

El sangrado nasal, con excepción de los episodios de crisis hipertensiva, no es un signo frecuente de la presión alta.

El revestimiento interno de la nariz es muy sensible y contiene pequeños vasos sanguíneos que pueden sangrar muy fácilmente por una variedad de factores.

Entre dichos factores se encuentran:

  • el aire muy seco,
  • el clima caliente con aire interior climatizado,
  • soplar vigorosamente por la nariz,
  • las alergias,
  • los resfriados y sinusitis
  • los efectos secudarios de ciertos medicamentos.

– Las manchas de sangre en los ojos

Estas manchas sí pueden salir en personas con presión alta.

Sin embargo, eso no significa que sean un síntoma exclusivo de la hipertensión, al contrario, pueden tener muchas otras causas.

Los síntomas de una crisis hipertensiva

La crisis hipertensiva es un evento caracterizado por la elevación de la presión arterial a valores que, si no son controlados, pueden causar daños severos a los vasos sanguíneos en un corto espacio de tiempo.

Se considera que un paciente está con una crisis hipertensiva cuando su presión arterial supera los 180/110 mmHg.

En primer lugar, hay que destacar que existen dos tipos:
  • La urgencia hipertensiva;
  • La emergencia hipertensiva (también conocida como hipertensión maligna).
 En la urgencia hipertensiva no hay síntomas claros o signos de lesión aguda de algún órgano diana  (los comúnmente afectados: corazón, cerebro, riñones y ojos).

En cambio,  en la emergencia hipertensiva ocurren daños de algún órgano y se manifiestan síntomas característicos .

Los más frecuentes son:

  • Dolor en el pecho.
  • Intensa falta de aire.
  • Cambios en el estado mental.
  • Crisis convulsiva.
  • Cambios visuales, como visión borrosa, por ejemplo.
  • Sangrado nasal.
  • Fuerte dolor de cabeza.
  • Náusea y sensación de mareo.

Conclusión

No cometas el error de quedarte esperando a que te aparezcan síntomas para tomarte la presión.

Hazlo regularmente, pues esa es la única forma de prevenir las lesiones secundarias que la tensión arterial alta puede ocasionar.

Recuerda que es justamente su carácter silencioso y asintomático que hace que la hipertensión sea tan peligrosa, pues generalmente es detectada de forma tardía, luego que ya ha ocasionado severos daños a los órganos vitales.

Bueno, por hoy ha sido todo. Espero que esta información sobre los síntomas de la presión alta te haya sido de bastante utilidad.

Te doy las gracias por tu visita y, si lo deseas, déjame tus comentarios o preguntas más abajo, las leeré y te responderé.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a eliminar la hipertensión.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *