Síntomas de presión alta en el embarazo

Actualizado el 10/07/2017

Entre un 8% y un 10% de las mujeres sufre presión alta en el embarazo, un serio factor de riesgo no sólo para las ellas, sino también para sus bebés.

De acuerdo a sus características, pueden distinguirse tres tipos principales de hipertensión en el embarazo:

– La hipertensión crónica

Se trata de la hipertensión que ya existe antes del embarazo o que se manifiesta hasta la 19ª semana. No desaparece después del nacimiento del bebé.

Debe ser tratada por un médico, pues puede causar problemas cardiovasculares, como infarto o ACV.

sintomas de presion alta en el embarazo– La hipertensión gestacional o gravídica

Es un tipo de hipertensión que sólo padecen las mujeres embarazadas.

Comienza luego de la 20ª semana de embarazo y desaparece después del parto.

Aproximadamente un 25% de las embarazadas con este tipo de hipertensión puede tener preeclampsia a medida que avanza el embarazo, por eso es importante que un médico les haga un control periódico.

Por lo general afecta a mujeres jóvenes, sobretodo en el primer embarazo o en el embarazo gemelar.

Otros factores importantes son la obesidad y los antecedentes familiares.

– La preeclampsia

Este es un tipo de hipertensión que sólo tienen las embarazadas que, además de sufrir de alta presión, tienen proteína en la orina.

Por lo general se manifiesta luego de la 20ª semana de embarazo y desaparece después del parto.

Se trata de un problema grave que necesita tratamiento médico y que en casos poco frecuentes puede transformarse en una enfermedad llamada eclampsia que produce convulsiones y puede llevar al coma.

Además, si no es tratada, la preeclampsia puede causar daños hepáticos, renales y cerebrales.

En los casos más graves, el médico puede sugerir un parto prematuro por cesárea.

Los aparentes síntomas de presión alta en el embarazo

Como mencioné en otro artículo, la tensión alta no tiene síntomas claros y la mayor parte de las veces es asintomática.

Sin embargo, en el embarazo se pueden presentar algunos signos que quizás indiquen que la mujer esté con algún trastorno proveniente de su presión arterial elevada.

Por ese motivo, es bueno que estés atenta.

Los principales entre dichos signos son: cansancio, dolores de cabeza, vértigos, vómitos, edemas, cambios en la visión (moscas volantes), transpiración, palidez o enrojecimiento, dolor en el pecho, etc.

En los casos más graves, también puede ocurrir hemorragia nasal, palpitaciones y zumbidos en los oídos.

Sin embargo, es necesario dejar claro que la mayor parte de los casos la presión alta puede no presentar señales y pasar completamente desapercibida.

Los riesgos y posibles complicaciones

La hipertensión no tratada en mujeres embarazadas puede ocasionar problemas no sólo para ellas, sino también para sus bebés.

En la madre puede provocar serios daños a sus riñones, hígado y cerebro.

Para el bebé, los principales riesgos son: sufrimiento fetal crónico, parto prematuro, bajo aporte de nutrientes y oxígeno, con el consecuente retraso en el crecimiento y bajo peso al nacer.

Los hijos cuyas madres tuvieron hipertensión en el embarazo y no se trataron, por lo general pesan menos y pueden tener la presión arterial más alta que otros niños.

En algunos casos puede ocurrir el desprendimiento parcial o total de la placenta del útero y su síntoma más común es el sangrado vaginal después de la 20ª semana de embarazo.

Si esto sucede, es posible que el bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes, por eso es indispensable comunicárselo inmediatamente al médico.

Prevención y tratamiento

Un modo de minimizar los riesgos de padecer de hipertensión es mantener el peso corporal bajo control antes del embarazo.

Si tienes sobrepeso, haz un esfuerzo para adelgazar antes de quedarte embarazada.

Recuerda que la presión alta y la alimentación están muy conectadas, por lo tanto, mantén una dieta saludable antes y durante el embarazo.

También es importante que bebas un mínimo de 2 litros de agua por día.

Mantén actividades físicas moderadas regularmente durante el embarazo, a menos que el obstetra te haya recomendado mantener reposo.

Visita a tu médico regularmente, pues él controlará tu presión en todas las visitas, evitando que tú y tu bebé tengan complicaciones futuras.

Bien, ha sido todo por el momento. Espero que te haya gustado esta entrada sobre los síntomas de presión alta en el embarazo.

Gracias por tu visita y, si lo deseas, déjame tus comentarios en el formulario al final de la página, los leeré.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a eliminar la hipertensión.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *